viernes, 20 de noviembre de 2015

ASTORGA Y COCIDO MARAGATO

Mi cara de agotamiento lo dice todo.
Llegando a Astorga
El mismo día que dejé a Susy y el mate continué mi caminata y pude llegar hacia Astorga. Una gran ciudad ubicada entre los ríos Tuerto y Jerga que nació como campamento romano en el Siglo I a.C.
Pasé por el Ayuntamiento, construido en 1675, tiene un reloj en el que se pueden ver dos autómatas maragatos (hace referencia a pobladores de la provincia de León, España, que ha dado nombre a la comarca de la Maragatería) que tocan la Campana para dar las horas.
Probé su famosa repostería.. empezando por las mantecadas, el chocolate casero, los hojaldrados bañados en almíbar y los merles de crema..
Como era Lunes,  la Catedral Santa María estaba cerrada, así que la contemplé desde afuera maravillada por su arquitectura mezcla de Gótica, renacentista y Barroca. Cerca a la Catedral se puede encontrar el Palacio Episcopal construido casi en su totalidad por el artista Gaudí y también el "Hospital de San Juan Bautista" donde San Francisco de Asís pasó unos días enfermo cuando realizaba el Camino.
Descansé un rato enfrende de la Catedral y retorné a mi Camino... Estaba bastante cansada pero quería llegar a Murias de Rechivaldo (Finalizando con 33 Kms ese día)
Luego de caminar 4 kms me di cuenta que me había olvidado mis bastones... el gritó que pegué!...
Pero no me quedaba otra que regresar... Cuando volví, allí estaban, exactamente en la puerta de piedras donde los había dejado... los miré con odio (aunque yo era la única culpable por supuesto pero cuando uno está mucho tiempo solo comienza a hacer este tipo de cosas)
Unos ciclistas comenzaron a reírse porque a pesar de su francés se dieron cuenta del episodio.. a mi no me hacía demasiada  gracia pero sonreí por cordialidad... (Encima que iban tranquilamente en sus bicis y no conocían de ampollas en los pies.. se reían de mi.. eso era demasiado)
Agarré un tramo de la ruta, donde se puede observar la ermita "Ecce Homo", donde pude tomar agua de una canilla que creería era potable..  A los pocos metros llegué al pueblo "Valdeviejas" y por fin entré a "Murias de Rechivaldo",  antiguo pueblo de arrieros y otra población maragata que se encuentra luego de pasar el río Jerga.
Estaba tan cansada que en el primer bar (aunque el pueblo tiene tan solo 3) que vi sólo alcancé a decir "Albergue Municipal" y enseguida un francés me indicó que estaba a tan sólo dos cuadras.
En el albergue eramos solamente 3 (incluyéndome a mi) Maria Eugenia, una Argentina de Buenos Aires y el francés que me había indicado el camino al albergue. María Eugenia intentó comunicarse con el pero no hubo caso, incluso en un momento hasta intentó en italiano.. el sólo atinó a sonreír.
El cuidador del albergue era Pedro, un hombre de unos 70 años y a decir verdad, uno de los seres con una Paz interior difícil de poner en palabras. Me ofreció compartir su cena pero como no estaba segura de que alcanzaría para todos (además yo tenía bastante hambre ese día) fui a un bar que se encontraba a dos cuadras de allí a probar el "Cocido Maragato".
primer plato
Llegué y la mujer que atendía me dijo que tendría que esperar porque el cocinero estaba en el pueblo de al lado tomando un licor con un amigo (? así que me senté tranquila (no tenía ningún apuro.. sólo hambre) y me dispuse a leer el diario español.
El cocinero no tardó demasiado y a la hora ya estaba el plato en mi mesa.. El cocido maragato está compuesto por tres platos. En el primero me sirvieron 6 clases diferentes de carne.. algunas parecían bastante raras que no me atreví a preguntar que era hasta que no finalizara de comer por miedo a no querer probarlo.. El segundo plato consistía en garbanzos y algunas verduras y por último la sopa del guiso de carnes del primer plato.
postre de natilla y Orujo!
A decir verdad yo estaba llena a la mitad del segundo plato pero la mujer que atendía tenía un carácter bastante especial y me insistía que tenía que terminarlo, cuando lo finalicé le agradecí y le dije que no necesitaba la sopa pero mientras estaba hablando me la encajó diciendo "es para la digestión" La tomé como pude, mas por miedo que por hambre.. Y al distraerme un segundo me trajo las natillas!!! no podía creerlo! Alegó que no podía comer el Cocido maragato sin el postre... sumado a eso, me trajo Orujo de hierbas (una especie de licor) repitiendo: "para la digestión" para bajar un poco todo lo que había comido.
Ya tenía caminado mis primeros 50 kms.. pero nunca me costó tanto hacer dos cuadras hacia el albergue como ese día por todo lo que había comido! Es importante comer liviano en caminatas así pero bueno.. no es fácil despreciarle la comida a una española maragata..

Me fui a dormir con una Luna gigantesca en el cielo! Creo que esa madrugada fue cuando ocurrió el eclipse pero estaba tan cansada que no me pude levantar a verlo...










Mis compañeros y mi credencial de Peregrina


Llegando a Astorga




Hidratándose para el Camino


Ayuntamiento de Astorga

Catedral









sábado, 31 de octubre de 2015

"El Placer de Caminar"

Mis pies estaban bastante mejor por la mañana, así que 7:30 emprendí mi caminata a la luz de la Gigante Luna (Día antes del eclipse)
Fue increíble la sensación de caminar con la Luna observando cada paso que daba, todo se vuelve mágico bajo su mirada..
Amanecía generalmente a las 8 de la mañana.
El Sol se iba elevando de a poco detrás mío, tan sólo se oían el canto de algunos pájaros, mis pasos firmes, se sentía la mirada fija de la Luna adelante mío y la bruma que no se quería ir cubría todo el bello paisaje. Ese momento me dejaba tan conmovida que varias veces se escapaban algunas lágrimas, no podía concebir tanta belleza junta.. No hubiera podido experimentar esa dicha sino hubiera ido caminando..
Cuánto valor tiene Caminar, el ritmo lento hace que todo se contemple de otro modo, se siente hasta nuestra propia respiración, apreciando los detalles que no podrían verse si iría en un auto.
En la Caminata surgen poderosos pensamientos que hay que saber aprovechar, momento único para resolver cuestiones que ni siquiera percibía y otras que habían sido tapadas. Caminar me regaló la experiencia única de poder controlar los tiempos en el que quería deleitarme con cada montaña, cada flor y hasta una roca de un color diferente, estoy cercana a todo esto porque puedo adentrarme en el paisaje... no estoy lejana a él.
Hay muchas cosas que no puedo explicar, el cómo el cansancio físico de la caminata provoca un placer interior único. Era en ese desapego de la comodidad en la que encontraba el gozo que había perdido en el ruido de la ciudad y en la cercanía con lo material. No hay otra cosa que hacer que caminar, así que no existe la prisa ya que el tiempo parece haberse detenido.. De pronto el Camino se convierte en un río sin tiempo en el que nos hemos sumergido por libre elección.
Puente Honroso
En esta etapa del Camino el paisaje cambia notablemente, se pueden observar grandes cultivos de maíz, pequeños bosques y comienzan a verse algunos viñedos que deleitaron mi vista y mi olfato.
Pasé por los pueblos "Villar de Mazarife, Villavente, Hospital de Órbigo donde crucé a través del puente romano llamado el "Paso Honroso"construido en el Siglo XIII.
Continué por Santibañez de Valdeiglesias y llegué entre los árboles y bastante cansada a San Justo de la Vega... Allí me topé con un cartel que decía "La casa de los dioses"
Al principio creí que era debido a mi sed y al cansancio que mis ojos alucinaban.. Encontré un carrito lleno de jugos, mermeladas con pan casero, nutella! y hasta mantequilla de maní, frutas de todo tipo y frutas secas, entre tantas otras cosas que había. Hace 10 años que David vive allí ayudando gratuitamente a los peregrinos y sin cobrarles absolutamente nada (sólo si quieren dejar donativos) prepara toda esa comida para que uno pueda tomar un poco y continuar su caminata..  También conocí a Susy, que cayó un día allí (hace ya un año) se quedó a hacerle compañía a David

Charlando con Susy entre mates.. 
y nunca más se fue. Me quedé un rato charlando con ella, le dije que no podía creer su generosidad y haber encontrado ese oasis a mitad de Camino, realmente era todo perfecto.. Le comenté que sólo faltaría un mate..  Y me dice "Pues eso no es ningún problema! ya preparo el agua caliente"
Pensé al principio que bromeaba, luego me contó que hacía unos meses una rosarina le había dejado el equipo de mate porque a Susy le había encantado!
Me di cuenta que la perfección existía.. y en ese momento para mi significaba estar compartiendo un mate con ella mientras comía unas galletitas caseras de lino. Me contó que ella era bailarina de Tango pero luego de sufrir un gran accidente tuvo que dejar de bailar y luego decidió realizar el Camino de Santiago. Le dije que veía que ese accidente había sido en realidad una bendición y me dijo que ese hecho cambió su vida para siempre, que era ahora otra persona alejada de la superficialidad en la que se había sumergido para ser una agradecida a Dios por la Felicidad que experimentaba en las cosas simples.
Dolida por tener que dejar un momento tan bello pero consciente de que mi Camino debía continuar, abracé a esta hermosa pareja, les agradecí por la comida y por los mates, pero sabiendo que en realidad en el dar ellos habían descubierto su verdadera ganancia... Y mis pasos siguieron..
































Food for free



sábado, 24 de octubre de 2015

San Martín del Camino

Comencé la caminata a las 8:00 am cruzando nuevamente todo León.
Sólo quedaban los restos del Festival de ayer,..
Como agarré otra entrada pude conocer la antigua muralla de Léon, construída en el Siglo I A.c cuando la ciudad era apenas un campamento romano..
Lo último que vi de la ciudad fue el parador San Marcos, construido a orillas del río Bernesga y paso corriente para Santiago de Compostela, por eso originariamente era un hospital de Peregrinos. Hoy en día es un Hotel 5 estrellas aunque se puede visitar el claustro.
10:30 de la mañana estaba en el pueblo "La Virgen del Camino", cuando entré a la capilla justo comenzaba la misa. Al finalizar, me sorprendió que todos se retiraron de repente y se metieron en un pasillo detrás de la Iglesia. Cuando pregunté a donde se dirigían me dijeron que es costumbre tocar el manto de la Virgen del Camino colocado detrás del altar, me metí en el pasillo y vi el inmenso manto en el lugar donde dicen que la Virgen se les apareció a unos pastores.
Cada persona con la que me cruzaba me enviaba sus buenos deseos y cada tanto se escuchaba el "Buen Camino"... Me llevo los mejores recuerdos desde los inicios de mi viaje de cada persona con la que me he cruzado, todos han sido muy amables, especialmente se puede ver esto en el trato hacia los peregrinos.
Continué mi caminata pasando por una zona industrial llamada "Valverde de la Virgen"; el siguiente pueblo fue "Villadangos del Páramo" y fueron 9 kms muy agotadores porque fueron mis primeros pasos y mis piernas todavía no estaban aclimatadas a la caminata, además el sol del mediodía no ayudó.
Tenía que llegar al siguiente pueblo ("San Martín del Camino") y dormir en el albergue que allí se encontraba. Miré mi pequeño libro sobre el Camino de Santiago y decía: "te darás cuenta que estás por llegar porque verás un ovni a lo lejos".... pero al parecer este ovni se movía demasiado porque no lo alcanzaba más..
Ayudada con mis dos grandes compañeros, mis bastones de caminante, llegué con las últimas fuerzas y con 26kms recorridos al albergue "Santa Ana".
En la cena una pareja de catalanes me contó su hermosa historia de como se conocieron y luego decidieron emprender el Camino de Santiago en bicicleta desde Francia. También estaba Nicholas, un alemán que estaba realizando el Camino por segunda vez desde Saint Jean pied de port y que había dejado a su amiga atrás porque el caminaba demasiado rápido para ella.  (lo comprobé al día siguiente!!)
Eramos casi 20 peregrinos durmiendo en las literas de ese albergue, de los cuáles 3 roncaban y el ronquido más fuerte era de una mujer..











La Luna en España tiene otra cara... igualmente hermosa.


domingo, 18 de octubre de 2015

LEÓN

Mis primeros pasos comenzaron en León y desde allí ya no pararían ...
Dos Leones me reciben antes de cruzar uno de sus puentes...
Me gustó muchísimo León... Me emocionaba cada vez que veía una flecha amarilla.. me sentía un poco más segura. Justo dió la casualidad que caí en la semana de San Froilán. Así que había un extenso Festival Medieval que pobló varias de sus calles... El ruido de una gaita me guió hasta él y luego ya no quise salir.. Grupos musicales celtas, juegos medievales para chicos y grandes y lo mas importante; comidas típicas de España pero también árabe, de Grecia y judía.
Mis ojos no daban a basto para todo que se podía apreciar, ya que sumado al Festival quedé embelesada por la arquitectura de León.. especialmente de su Catedral... Es tan imponente que ninguna foto podría explicar lo que se siente.
Luego fui a la Basílica de San Isidoro, una preciosa basílica de estilo románico donde se encuentran enterrados varios reyes de los reinos de Castilla y León...
Llegué justo para la misa, la primera palabra era del Apóstol Santiago... Al finalizar hicieron llamar a todos los peregrinos para darnos una bendición especial, fue un momento hermoso porque el coro entonó el himno al Peregrino y nos entregaron una oración para cada uno. Por último me darían mi primer sello de mi Credencial de Compostela..
Al salir, piqué un poco de la comida de la Feria Medieval y dirigí mi camino hacia el Albergue de San Francisco... Pero claro, al ser San Froilán estaba todo lleno. Yo no tenía más fuerzas para caminar y realmente no sabía donde ir pero el encargado del albergue hizo llamar al dueño de un albergue que queda en las afueras de León para ver si no me podía pasar a buscar y llevar hacia su albergue, yo no podía creer tanta amabilidad.
A los minutos estaba el Señor con su pequeño hijo y su esposa buscándome y me depositaron en el Albergue "Santo Tomás de Canterbury".. Luego de un buen baño y de adaptarme a los ronquidos de la noche, mis ojos se cerraron...

Entrando a León

Puentes de León










Las flechas me guían hacia Santiago




Música Celtra in the street


Catedral de León